III. Poesía

Tercero y último. De la palabra a la poesía.

Yo te llamé “Poesía”.
Tu floreciste.
Y lo sublime,
hizo de ti un prodigio inenarrable.

Yo te llamé “Poesía”,
y tatué tu nombre
en la débil entraña de mi alma.

Y te inscribí,
con ese mismo nombre,
en el surgir de cantos y palabras,
donde hoy nace y florece la alegría
y mañana se muere la esperanza;
donde nace el deseo
y la impotencia
no encuentra,
– sin nombrarte –
las palabras.

Yo te llamé “poesía”.
Y he perdido,
en el ingenuo acto de nombrarte,
mi propia voz
– la que gané contigo –
pues ahora tu gobiernas mis palabras
y tienes el sentido de mi habla.

“Poesía”
sin pluma y sin secretos;
consciencia o inconsciencia;
mas tú mandas
y pones a mi voz
las muchas voces que negara el orgullo,
y a esas voces
los coros y los ecos que le faltan.

“Poesía”.

Y al llamarte “Poesía”
lo mágico te invade
y te desborda, superando
tu condición estricta de palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.