II. Palabra

Segundo de tres; del silencio a la palabra.

Y Dios me dio este lápiz,
y esta musa,
casi siempre dolor,
mueve mi habla.
Y transforma el silencio que me envuelve,
en multitud de voces y sonatas.
Y el puñal de mi pecho y mi garganta,
trasciende mi callar con sus palabras.

No es un elfo, ni un arte, ni una gracia.
Es milagro en mi ser
-hondo y sublime-
que riega mi silencio con palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.