La loca que habla con las flores.

 

Hay quien tiene la costumbre de considerar “locos” a quienes hacen cosas que ellos no harían.

Me han tomado por “loca” muchas veces.

Hoy me lo he llamado yo, al sorprenderme hablando con las flores.

Tenía que agradecerles que, a pesar de mi ausencia, se hubiesen vestido de colores para mi, y que desplegaran su fragancia a la entrada de mi casa.

Tenía que conseguir que, cuando yo acabara con las largas horas de la jornadas y ellas conmigo, todas las flores estarían allí, con sus vivos colores y su aroma a primavera, para darme la bienvenida a mi casa.

Y les hablé, para decírselo.

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *