Gracias, maestro

Me he sentado a leer tranquilamente el discurso de Vargas Llosa en la Academia. Llegué alli más preocupada por China y los efectos que el Premio Nobel de la Paz pueda tener en otros ámbitos. Me ha regalado un rato de placer y de aprender, lo propio de un maestro. Copio una cita entresacada por una aprendiz,

«… esta pasión, vicio y maravilla que es escribir, crear una vida paralela donde refugiarnos contra la adversidad, que vuelve natural lo extraordinario y extraordinario lo natural, disipa el caos, embellece lo feo, eterniza el instante y torna la muerte un espectáculo pasajero».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.