Traidor dispuesto a la emboscada.

Dedicado a mi ya amiga Pilar, a quien me ha faltado preguntarle qué se escucha en la cima de una montaña.

 

En mis silencios nocturnos,

siempre ladra un perro;

y mis amaneceres solitarios

terminan en un pájaro cantor.

Desde la compañía de lo habitado

disfruto del sonido del silencio.

Cuando no hay voz ni palabra,

ni música, silbido o canto en el entorno;

en la ausencia de ecos y susurros,

el sonoro silencio me acompaña.

Y a veces, me hechiza con su habla

Y me lanza preguntas como un reto:

¿Cómo suena el agua al congelarse?

¿O que sonido emite la forja de una idea?

¿Hay música en la entraña de una gota de agua?

¿Susurran entre sí las mariposas?

¿Algún ruido acompaña a una flor al crecer?

¿Con qué nota se escribe una caricia?

¿Por qué puede gritar una mirada?

¿Cómo suena la luna al eclipsarse?

Ciertamente el silencio no existe,

o es un traidor dispuesto a la emboscada.

 

 

 

3 comentarios

  1. El agua al congelarse crepita,
    como los gatos, las ideas ronronean,
    en la espesura del agua el sonido se agrava,
    las mariposas silban a la brisa,
    cuando el lirio marchita sollozan sus hojas,
    campanas de gloria para las caricias,
    las miradas chillan y a veces callan
    …el eclipse de luna esta noche está haciendo sonar las olas del mar

    las oís?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *