Sabor de vendimia.

Me he regalado hoy, 8 de marzo de 2020 este poema de Gioconda Belli.

Recuerdo el terror de las primeras arrugas.

Pensar: Ahora sí. Ya me llegó la hora.

Las líneas de la risa marcadas sobre mi cara

aún en medio de la más absoluta seriedad.

Yo, frente al espejo,

intentando disolverlas con mis manos,

alisándome las mejillas, una y otra vez,

sin resultado.

Luego fue la mirada furtiva de mi reflejo en los escaparates

preguntarme si la luz del día las haría más evidentes,

si el que me observaba desde la otra acera

estaría censurando mi incapacidad de mantenerme joven,

incólume ante el paso del tiempo.

Viví esas primeras marcas de la edad

con la vergüenza de quien ha fallado.

Como una estudiante que reprueba el examen

y debe caminar por la calle

con las malas notas expuestas ante todos.

Las mujeres nos sentimos culpables de envejecer,

como si pasada la juventud de la belleza,

apenas nos quedara que ofrecer,

y debiéramos hacer mutis;

salir y dejar espacio a las jóvenes,

a los rostros y cuerpos inocentes

que aún no han cometido el pecado

de vivir más allá de los treinta o los cuarenta.

No sé cuándo dispuse rebelarme.

No aceptar que sólo se me concedieran como válidos

los diez o veinte años con piel de manzana;

sentirme orgullosa de las señales de mi madurez.

Ahora,

gracias a estos razonamientos

cada vez me detengo menos frente al espejo.

Paso por alto la aparición de inevitables líneas

en el mapa de vida del rostro.

Después de todo, el alma,

afortunadamente,

es como el vino.

Que me beba quien me ame,

que me saboree.

1 comentario

  1. …la EDAD VIVIDA la marcan exactamente esas SEÑALES= ARRUGAS
    (y son las que LO PREGONAN, positivamente!!!), ya que la edad del D.N.I. solo se arruga por llevarlo en una posición incómoda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.