Un coche cargado de poesía.

A veces,
tengo el vicio de agarrar todo el dolor del mundo
y toda la alegría;
y recoger todas las ilusiones
y todos los anhelos.
Y los sueños.
A veces
tengo el hábito de llevarlos conmigo.
Sentarlos a mi mesa.
Ponerlos en mi almohada.
O montarlos conmigo en el coche.
Y en esa práctica de soledad viajera,
(dolor, alegría, ilusiones, anhelos y sueños),
ellos conmigo y yo con ellos,
viajamos sin rumbo definido,
sin destino.
Disfrutamos de un coche cargado de poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *