Presentación.

De pequeña decía que cuando fuera mayor sería poetisa; después quise ser maestra, y luego, ya no quería ser mayor.

Esos deseos los he cumplido un poco y han ido conformando la Nohemí de hoy que, después de unos años de tener la pluma en paro, ha retomado su actividad.

Gracias a “Un cuarto propio” y a Silvia Nanclares por ayudarme a engrasarla.

Y gracias a todos vosotros y vosotras por vuestra lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *