Noche de lluvia y el amor ausente.

Reencontrado en “El Periódico del Común de la Mancha” de Agosto de 1997. Fue Premio del IX Certamen de Poesía Joven Ciudad de Tomelloso. Lo escribí yo y hoy, al copiarlo, me ha despertado una tierna sonrisa.

 

Llueve.
Esta noche,
un poema me late en el fondo del alma,
y esta noche,
mi pluma ha perdido todas sus palabras.
No hay musa en mi oído;
no suena mi flauta;
no hay luna que alumbre mi cielo,
ni paño que  enjuague mis lágrimas.

Llueve.
Mi pluma fluye fácil.
El peso de la noche cae sobre mi, …
y yo, incapaz de sostenerlo,
te añoro.

Llueve.
Esta noche,
un poema que es llanto
cierra mi garganta;
y esta noche,
de lluvia pausada,
extraño mi almohada.

Llueve.
Yo quisiera,
esta noche de lluvia,
tenerte en silencio
y sentarme en tus piernas mullidas,
y buscar un cobijo en tu pecho,
y oír tus palabras,
suspiros …
o escuchar tus silencios.
Yo quisiera mojarme contigo
respirando del mismo universo;
y quisiera beber en tu vaso
del agua que vierten tus besos.
Yo quisiera esta noche cantar
– con mi pecho en tu oído –
estos versos,
y que fueran canciones secretas,
sacadas del tiempo.
Y quisiera acunarte en mis brazos.
Y quisiera mesar tus cabellos,
Y mezclar en tus cálidas manos
mi cuerpo sereno.

Llueve.
Yo quisiera esta noche
ser lluvia que moja tu cuerpo;
y quisiera ser barco en tus aguas.
y ser ave que surca tu cielo.
Yo quisiera,
esta noche de lluvia,
ser la senda que pisan tus pasos,
y ser luna que vela tus sueños.
Yo quisiera esta noche …

Y quisiera …

¡Y es tanto y no puedo!
Que querer se me vuelve un cuchillo,
y se clava en mi pecho.

Llueve.
Mi rostro está mojado,
y aún sigue lloviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *