Nana del niño ausente.

Dentro de la casa,
la cuna dorada
que albergó mis sueños,
conserva tu almohada.

La cuna dorada
acoge en la noche
tus sueños, y al alba,
alberga fantasmas.

Acoge en la noche
tu risa callada
y torna al silencio
si la noche acaba.

Tu risa callada
acuna en mis brazos,
con seda bordada
la ilusión que fuiste.

Acuna en mis brazos,
y esconde mi cara,
de ingrata certeza
que trae la mañana.

Y esconde mi cara,
preñada de sueños,
de esta triste nana
que rompe el silencio.

Preñada de sueños
se despierta al alba,
la verdad hiriente:
que tú ya no estabas.

20 de septiembre de 2012.
Un poema que nació, estos días, leyendo en la prensa sobre niños robados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *