Marinos.

luz-de-marI

 

Mirando al mar te ví,

nos vimos todos,

y empapamos de azul los corazones.

Respiramos su calma

y nos llenamos

de la añoranza eterna del viajero.

Abrazamos su esencia

y nos miramos

saciándonos de paz,

para mañana.

 

 

II

 

Miraste al mar,

azul y azul fundidos,

profundos, misteriosos.

Hoy hablaste con él;

sobran distancias.

Acaso sobren incluso las palabras.

El corazón ha hablado.

Las caracolas llevan el mensaje.

¡Azul! ¡Y azul tan lejos!

 

III

 

Te miré como un sueño.

Como brisa supuesta detrás del horizonte.

Y te encontré durmiendo

entre golpes de espuma y mundos de corales.

Te soñé, verdad de mis adentros

– ¿acaso te esperaba? –

Quise llamarte a gritos,

mas fue inútil recorrer con mi voz,

de tierra seca y firme,

tu fría espalda de agua.

 

 

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *