Hambre.

Arrancado de una libreta amarillenta. El pie de página indica “30-X-94”. No recuerdo el hecho que lo inspiró. No he mirado las hemerotecas.

Te acurrucó tu madre
y la miraste buscando en su mirada
 a los que, acostumbrados a observarte,
nunca sintieron la frialdad de tus manos,
          – no te tocaron-.
 
Te dormiste en su brazos
y encontraste consuelo al abandono.
¡Y soñaste alcanzar algún mendrugo
que era anuncio del alba!
 
Hoy has vuelto a dormirte;
no habrá auroras
que despierten tus quebrados ojos negros;
           – no amanece a la noche del hambriento –
ni habrá albores que brinden esperanza
a tus débiles risas;
            – ya no ríes -.
 
Ayer sentiste hambre;
hoy ya, pedazo inerte,
ni añor ni odio a sentir te atreves.
Ayer chupaste en vano algún mendrugo,
hoy te chupan gusanos
           mientras duermes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *