50 aniversario.

20150705222055-img-3350Ayer celebramos el 50 aniversario de casados de mis padres. Para ser sinceros, el evento sucedía el 29 de junio, pero no fue hasta ayer, 4 de julio, que pudimos juntarnos para celebrarlos. Entre los momentos de emoción el discurso de mi hermano Rafael con estas palabras.

Queridos progenitores, amadísimos padres,

Hablo en nombre de vuestros 7 hijos que nos sentimos hoy muy contentos, pues habéis llegado a cumplir juntos ese montón de años tan fabuloso.

No podemos hacer otra cosa que no sea celebrarlo. Humildemente, agradecidos a Dios que lo ha hecho posible y a vosotros que habéis trabajado por por mantener aquella promesa que os hicísteis hace medio siglo.

Nosotros no estábamos en vuestra boda, seguramente ni en vuestros pensamientos. Ni tampoco tenemos un vídeo del evento, si acaso alguna fotografía en blanco y negro, pero sabemos lo que nos han contado: que había una vez un joven que buscaba ​una novia o algo​y una joven que quería ser misionera. El joven encontró a una mujer virtuosa y ella un campo de misión enooorme.

50 no es una meta, es sólo un hito, como los que marcan los kilómetros en las carreteras. Queda mucho camino por recorrer.

 
AGRADECIMIENTOS

  • Os agradecemos la dedicación. ​Los muchos trabajos, de los dos. Decir que mi madre no trabajó, por no haber recibido un salario, sería faltar a la verdad, y decir que mi padre no se implicó en nuestra crianza, no sería honesto ni justo.
  • Os agradecemos vuestro trato igualitario, ​teniendo exquisito cuidado en no castigar ni privilegiar a nadie de manera diferente. Habéis procurado repartos justos y equitativos. Gracias por hacernos a los varones fregar platos y a las chicas cargar escombro. Al fin y al cabo todos hemos limpiado tijeras.
  • Os agradecemos vuestro ejemplo, que es como un Manual de Padres.
  • Es impagable. Cuando pensamos en Dios como Papá­y­Mamá, pensamos inevitablemente en amor, entrega y sacrificio. Así, vosotros sois ejemplo de padres por vuestra abnegación y entrega.
  • Os agradecemos infinitamente vuestro legado. ​No sé si es buen día para hablar de herencias, pero es que hay una herencia, un legado, que tiene más valor que cualquier propiedad terrenal. Me refiero a la esperanza de eternidad, de valores eternos, de un reino incorruptible. Esta Herencia (con mayúsculas) merece ser puesta en algo. Gracias.

CONSEJOS

Permitidnos unos 7 consejos para ese tramo que os queda por delante

1. Dios en el centro, siempre
Dios permanece fiel. Permaneced fieles, a El en primer lugar, pero también entre vosotros, y fieles también cada uno a sí mismo. Perseverad, con Dios en el centro. Seguid, siendo ejemplo como hasta hoy.

2. Llevarse bien
Qué os vamos a decir si sois de los que arreglan las cosas cuando se rompen. Esto dicen que es el secreto de una relación duradera. Arreglar las cosas, y no tirarlas cuando están viejas o rotas.

3. Aguantad cada uno las manías del otro
Hemos oído que a mayor edad nos volvemos más maniáticos. No sé si es cierto, pero si lo es, tened paciencia cada uno con las manías del otro.

4. Desechad las preocupaciones
Por nuestra parte intentaremos no causaros dolores de cabeza, pero si hacemos algo que os molesta u os duele, no os calléis, mandadnos a tomar viento fresco. No os dejéis afectar por la preocupación.

5. Cuidaos la salud
No hagáis esfuerzos físicos que luego puedan acarrear dolores, o malestar. Pedid ayuda, para eso están los yernos: Bolívar, Sergio, Juanmi y Fran. Es broma. Estamos todos.

6. Derrochad un poco
No nos vamos a enfadar si os vais de crucero, por el caribe, o por el mediterráneo o aunque sea por el pantano de vallehermoso. Tampoco nos enfadamos si os vais de mariscada o a un restaurante caro, o aunque sea compreis marisco de vez en cuando si eso os gusta.
Tampoco nos va a sentar mal que os vayáis a un parador, a un hotel de lujo, o aunque sea al molino a pasar una noche romántica.

7. Vivid el momento: ​carpe diem​. Nada de nostalgia. No sólo hay recuerdos, que los habrá y muy hermosos, pero lo que importa es el AHORA. Vivid el momento. Fuera el derrotismo de pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. No es cierto. Ese pensamiento es el puede hacer que una persona sea vieja antes de los 20. Pero desechar esa idea puede hacer revivir a cualquiera, como la savia nueva en un árbol anciano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *